🍒 Clima para el cultivo del cerezo

¿Dónde se cultiva el cerezo?

El cerezo se cultiva en países de clima templado, siendo los mayores productores Turquía, Estados Unidos, Irán, Italia, España y Chile. En el mundo hay 420.000 hectáreas plantadas y Turquía, con un volumen de cosecha de 500.000 toneladas, es el mayor productor de cerezas del mundo.

El cultivo del cerezo en Chile

En Chile, el cultivo comercial del cerezo se realiza desde la Región de Coquimbo a la de Aysén, con una superficie de más de 30.000 hectáreas.

Chile es el principal productor del hemisferio sur. Ha triplicado su producción en los últimos 10 años superando las 150.000 toneladas de cerezas exportadas. La producción en contra temporada le da una ventaja frente a los principales productores, todos localizados en el hemisferio norte. Además, la cosecha en Chile coincide con la fecha de mayor demanda de uno de sus principales mercados, China y su festividad de año nuevo. El color rojo es considerado por los chinos como de buena suerte, y la cereza es uno de los regalos más solicitados.

Origen del cerezo

El origen del cerezo parece remontarse a la colonia griega de Kerasos, en la costa del Mar Negro. Su cultivo fue llevado a Roma por el general romano Lúculo, y desde allí se extendió por todo el imperio romano y luego por Europa por las migraciones y también por las aves, a quienes les atrae las cerezas por su color y sabor.

Heladas en el cerezo

El cerezo se caracteriza por tener un corto período entre floración y cosecha. Se debe evitar su plantación en terrenos expuestos a heladas en primavera, debido a que la flor abierta soporta solo hasta -2.2 grados y los frutos recién cuajados no soportan temperaturas menores a -1.1 grados. Los sistemas de control de heladas para el cerezo son de alto costo, como es la instalación de máquinas de viento. Por su parte, el riego por aspersión como sistema de control requiere infraestructura especial y un gran caudal por la altura de los árboles. Durante el resto del año los cerezos soportan temperaturas de hasta -18 grados sin sufrir daños.

Granizos y precipitaciones antes de la cosecha

Otro factor importante es la probabilidad de granizos o lluvias mayores a 15 milímetros previo a la cosecha, lo que provoca partiduras en la fruta. Si el huerto presenta mayores precipitaciones requiere la instalación de cobertores los cuales también ayudan a reducir el daño de heladas, pero aumentan los costos de producción.  Además las precipitaciones en esta época obligan a realizar tratamientos preventivos frente a los hongos.

Temperaturas ideales para el cerezo

La temperatura media ideal para este frutal en invierno es entre 7 y 14 grados y las temperaturas óptimas en primavera y verano para la actividad fotosintética es entre 18 y 28 grados. Temperaturas mayores a 35 grados en verano son perjudiciales, pudiendo provocar partiduras del tronco, lo que permite la entrada de infecciones de hongos y bacterias.

Acumulación de frío invernal

Durante el invierno es importante que el cerezo cuente con una adecuada acumulación de unidades de horas frío, tal como ocurre con todas las especies de hoja caduca, debido a que el frío logra que las yemas se desarrollen apropiadamente y las plantas se preparen para la floración de forma correcta. Si el árbol no acumula la cantidad de horas de frío necesarias, tendrá una mala cuaja y, con ello, menor rendimiento.

El cerezo posee un alto requerimiento de horas frío durante su dormancia. Entre 600 hasta 1.300 horas frío en algunas variedades. Si no se satisfacen los requerimientos de acumulación de frío decae la floración, se produce poca cuaja y baja la producción.

Últimamente se han introducido al país variedades de bajo requerimiento de frío, asociadas a ciclos más cortos de desarrollo, para iniciar antes la etapa de cosecha de las cerezas, generando una ventana temprana con mejores precios en el mercado. Esta iniciativa también se realiza como adaptación al calentamiento global debido a la reducción de la acumulación de horas frío en las regiones productoras.

Uso de cianamida hidrogenada

En la zona central de Chile para uniformar la floración y forzar la salida del receso invernal en el cerezo se utiliza la cianamida hidrogenada. Su aplicación se realiza usualmente en julio, cuando el árbol ha alcanzado el 70% de las unidades de horas frío que requiere la variedad.

Acumulación térmica del cerezo

La salida de receso combina procesos que requieren de frío en invierno y también calor en primavera. La cantidad de calor requerido para la salida de dormancia no es fija, sino que está relacionada con la cantidad de frío acumulado en invierno. En inviernos con muy buena acumulación de frío, donde la variedad sobrepasa sus requerimientos mínimos, los requerimientos de calor son más bajos que en inviernos con baja acumulación de frío.

La temperatura base de crecimiento del cerezo comienza desde los 4.5 grados hasta los 35 grados.  El cerezo requiere entre 700 y 800 días grados acumulados desde el estado fenológico de yema hinchada hasta la cosecha.

Requerimientos de suelo del cerezo

Respecto al suelo el cerezo necesita una profundidad media de al menos 90 centímetros, con pendiente menor al 6%, pH cercano al neutro o ligeramente inferior, con un drenaje moderado y una napa freática mayor a 1 metro de profundidad. Estos aspectos pueden ser modificados con prácticas de manejo, pero aumentan el costo de establecimiento y mantención de los huertos.

Finalmente la correcta selección y uso de los portainjertos puede favorecer la plantación y la productividad de huerto.

Artículos relacionados

agricultura de precision en cerezos